Doce Vampiro - Rita Lee

Diálogo final entre Pena y El Gran samurai

Diálogo final entre Pena y El Gran Samurai

Pena: Gran Samurai, nos tiene en el olvido, ¿hemos hecho algo incorrecto?
Gran Samurai: Pena, amigo mío, ya todo terminó.
Pena: No entiendo.
Gran Samurai: Sí, mientras duró fue algo maravilloso. Con Los 7 Samuráis pude hablar de la vida, de lo real y de lo irreal. Viajé al pasado y estuve en el futuro, hice dialogar a Dios con su hijo. Reí, lloré, amé, me amaron, abandoné y también me abandonaron. Ustedes me han dado más de lo que pretendía.
Pena: Pero, el que nos ha dado fue usted, Gran Samurai. Siempre estuvo cuando lo necesitamos y marco nuestro camino.
Gran Samurai: Así es Pena, pero el sueño terminó. Sería hermoso seguir con ustedes. Fueron mi gran sueño.
Pena: ¿Cómo?
Gran Samurai: Sí, Los 7 Samuráis fueron soñados por mí.
Pena: No entiendo. ¿Cómo puede ser un sueño si estoy hablando con usted?
Gran Samurai: Tú no estas hablando. Soy yo el que habla y en todo caso yo tampoco estoy hablando, sino es otro el que sueña esta charla.
Pena: ¿Es que no existimos?
Gran Samurai: Ya te dije, fueron mi gran sueño y también yo fui el gran sueño de alguien. Te he soñado a ti, a CLPAXTIX, a DANA, Tina G, a SENA, a NO, a Qpela, y en un momento fui soñado por ustedes, se dio el caso del soñador soñado. Como en la vieja leyenda: Chuang-Tzu soñó que era una mariposa y no sabía al despertar si era un hombre que había soñado ser una mariposa o una mariposa que ahora soñaba ser un hombre. Y con ustedes pude volcar todo lo que había en mi, que fue poco, muy poco, pero pude soñar y fue hermoso.
Pena: Pero, yo sentí que escribía, me sentí pleno, capaz, hasta mostramos lo escrito y gustó.
Gran Samurai: Soñabas, Pena, soñabas.
Pena: ¿Y qué vamos a decir? ¿Que todo fue un sueño? ¿Quién lo va a creer? Y a Daniel y a Olga, ¿qué les vamos a decir?
Gran Samurai: ¿Y quién te crees que nos sueña?
Pena: ¿Cómo? ¿Qué Daniel y Olga nos sueñan?
Gran Samurai: Solo Daniel. Daniel es el Gran Soñador. Daniel me soñó a mí, a Uds. y a muchos más.
Pena: ¿A muchos más?
Gran Samurai: Daniel tiene una misión: soñar y hacer soñar. A mí me soñó hace muchos años. Daniel te sueña, te forma y te suelta, luego depende de ti. Él es un gran motor. Soñó tener un página en la red (quizás la soñó cuando aun no existía la red), le fue agregando sueños y dentro de ese gran sueño estaba "Levantando Vuelos". Luego me soñó a mí y yo a ustedes, que les puse nombres y personalidades diferentes. Pena, habiendo tantos sitios en la red, ¿no te parece extraño que todo fuese a parar a "Levantando Vuelos".
Pena: O sea, que los 7 Samuráis fuimos soñados por Ud. y a su vez Ud. fue soñado por Daniel para que los 7 Samuráis aparezcan en la red y Daniel también fue soñado por alguien ¿no?
Gran Samurai: Vas entendiendo Pena. Los sueños son rarísimos. Date cuenta que Daniel abrió una puerta y aparecimos en Ensenada.
Pena: ¿Una puerta?
Gran Samurai: Sí, pero cósmica.
Pena: ¿?
Gran Samurai: Una puerta, una rejilla, una boca de tormenta, un placard, un cuadro, algo, no sé, algo por dónde... No es necesario que sea algo concreto, puede ser un umbral, un paso, un movimiento. Pero no sólo es encontrarla, también hay que estar preparado para ello. Yo mismo varias veces me encontré charlando con un árbol y sentí como si viajara, sentí un lugar distinto de donde estaba, me sentí fuera del tiempo. En todo lugar hay una puerta y aparentemente Daniel la encontró. Mejor, sigamos. Primero nos ubicó lejos y después nos acercó.
Pena: Entonces ¿todo es un gran sueño?
Gran Samurai: ¿Te parece que este mundo puede ser real?
Pena: ¿Daniel sabe quién es Ud.?
Gran Samurai: Los sueños no son manejables. Imagínate cuántos sueños puede tener uno por día. No se pueden ir anotando en una libretita. Uno sueña y el sueño viaja. Se pueden hacer realidad o no.
Pena: Cuénteme, ¿cómo es Daniel? ¿Es humano?
Gran Samurai: Sí, sí, hay pruebas irrefutables sobre ello, aunque más de una vez se dudó.
Pena: Dígame Gran Samurai, ¿Ud. aprendió algo de Daniel?
Gran Samurai: Aprendí a soñar.
Pena: Entonces, ¿es cierto que el sueño terminó?
Gran Samurai: Así es, Pena..
Pena: ¿Y todo lo escrito?
Gran Samurai: No es nuestro, y quedará donde está, en ese otro gran sueño que es la red. Y ahora te toca soñar a ti, Pena. Sueña, sueña...

Sueña e imagínate
que nuestros sueños se abren
y se reparten por el mundo.
Y la naturaleza nos cuenta sus formas.
¿Qué nos dirá el alba?
¿Qué nos dirá la lluvia?
Piensa cuantas cosas
nos contará el arco iris.
Y el océano se abrirá
y bailaremos en su lecho.
Y las fronteras caerán
y no habrá mas banderas.
No es necesario demasiado,
sólo soñar para empezar algo nuevo,
algo que está ante nuestros ojos,
madurando.

Pena: Gran Samurai, no llore.
Gran Samurai: Sueñas, Pena, sueñas.

Sueño Samurai

Somos un sueño y seremos olvido.
Un grano de arena en una pequeña pecera,
la luz de una estrella escondida en la buhardilla,
el canto del grillo sin haber visto jamás a un grillo.

Somos un sueño en el que una mente obró por todas,
y cada una de las soñadas creyó que por sí sola pensaba,
sin saber la primera que otra mente la guiaba.

Y así será como este extraño mundo rige,
en el que cada uno se siente dueño de sí mismo,
sin saber que el dueño del TODO es uno solo
y con un soplo borrará todo lo que hizo.

Sueños de Vida

Sueños de nubes y estrellas.
Sueños.
Quimeras,
Utopías.
Imaginaciones,
Desvaríos,
Naderías.

Lo que sueña el ciego al llegar el día.
Lo que sueñan los amantes en la despedida.
Lo que sueñas tú y lo que sueño yo,
sueños serenos, sueños de vida.

Lo que buscamos en sueños
se desvanece con el día,
y de vuelta al sueño que es la vida
Vida y sueño, sueño y vida.

FIN

Este es el fin de la Saga Samurai.
Quizá continúe en otro momento o en otro lugar.
Como usted bien sabe, Maestro, los sueños son así.
GRACIAS DANIEL, FUE UN HONOR QUE NOS HAYA SOÑADO.

El Gran Samurai
CLPAXTIX
TINA G
QPELA
PENA
DANA
SENA
NO

2 comentarios:

olgaydaniel dijo...

Un día cualquiera, en el sueño de la vida se generan otros sueños,

hijos del Gran Sueño del Creador que soñó que creaba un Universo,

y soñó que nos creaba a ti y a mí, que soñamos que nos conocimos,

soñamos que compartimos alguna intersección de nuestros propios sueños,

soñamos que nos despedimos, y soñamos que volveremos quizá a encontrarnos

en otra etapa de nuestros sueños individuales.

Porque esos sueños son el material con el que soñamos construir

la que luego llamamos "realidad".

No dejes de soñar porque dejarás de vivir, aunque, como dijo Calderón de la Barca,

que era también un sueño que escribió sobre los sueños,

"el vivir, sólo es soñar...

y la experiencia me enseña que el hombre que vive, sueña lo que es hasta despertar."

¿O el despertar de un sueño no es el final del sueño sino solamente

la transición de un sueño al siguiente?

Profundamente agradecidos,

Daniel - el sueño de Olga

yOlga - el sueño de Daniel

olgaydaniel dijo...

¿Quién sabe?
28 de julio del 2004.
¿Será realmente la última vez que leeré y transcribiré complacido los poemas de los samuráis a este sitio que levantó vuelo junto a ellos?

¿Ya no estará Pena de tanto en tanto haciéndome conmover con su capacidad de adaptación a cada nueva circunstancia que una idea le pone en el camino?

¿Ni Clxpatrix esparciendo versículos de su nueva Biblia que habla de un modo tan diferente de las mismas viejas cosas que escuchamos de tantos labios?
¿Ni Dana seguirá entregándose en cada línea, en cada susurro, en cada lamento, para entrar en el alma que se abra para recibirla?

¿Encontrará Qpela el puerto que busca casi a tientas para anclar de una vez en la seguridad aparente de un abrigo suficiente para aguardar hasta la próxima experiencia?

¿Habrá nuevos acercamientos de Sena hacia lo perfecto para encontrar que, en realidad, siempre está allí mismo pero inalcanzable, o alcanzable pero simplemente demasiado lejos?

¿Descubrirá TinaG que eso que parece saber desde antiquísimos tiempos y que nos impulsa a buscar en el adentro y el afuera de nosotros, es su manera de impulsarse a buscar en el adentro y el afuera de ella misma porque aún realmente no lo sabe?

¿Qué hará No cuando comprenda que nada es verdaderamente real ni verdaderamente ficticio, y que aquellos que dicen no entender su forma de ser simplemente temen que su sinrazón sea la razón de la existencia de todos?

¿Quién sabe? Tal vez sea el final de algo, o el principio de algo, o la continuación circular de lo que siempre fue, y no puede dejar de serlo porque es el alimento que nos mantiene despiertos.

Cuando el alumno está listo, el Maestro llega. Pero ese Maestro será, o lo fue, y volverá a serlo, alumno de ese alumno de hoy, en esa actuación universal donde los roles se intercambian cada vez que es digno, justo, equitativo y saludable.

Aquí estaré, amigos. Listos para darles la bienvenida y para despedirlos cada vez que sea oportuno, para enseñarles alguna cosa o para aprender algo de ustedes. Mi vida y la de muchos otros no es igual después de este sueño compartido. La vida de ustedes tampoco lo es después de estos encuentros. Y no lo duden: para cada uno de nosotros, para los que se enteraron y para los que no, para el Universo, la vida es ahora un poco mejor.

Hasta las próximas

Daniel